Tacto

Son infinitas se pueden hacer con una o un par de manos, cuando siento texturas nuevas, se me eriza la piel; pero cuando siento la posibilidad de combinar esa textura con otros materiales, me pongo a crear, sin dudarlo, sin miedo a ser juzgada, sin necesidad de aceptación, sólo con ganas de satisfacer mi tacto. Me ha pasado en varias ocasiones que diseño algo que a alguna gente le gusta y a otros no, pasan los años y sigue en mi inventario entonces pasa a mi armario personal, porque pienso, si lo hice con buena energía para compartir, no es bueno que se estanque tanta vibración. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *